Lunes 11 de Diciembre de 2017
Corazas.
Hasta el comienzo de la era de Acuario, el ser humano fue acumulando sobre sí corazas energéticas para sobrevivir en este mundo tridimensional. Impuestas por diferentes causales: religiosas, políticas, familiares, miedos, evolución.Estas verdaderas armaduras psíquicas, al ir transfiriéndose de generación en generación, nos trasladan a la noche de los tiempos cuando al tener ordenados nuestros pensamientos comenzamos a crearlas.Con el correr de los siglos y la historia, y a medida que fuimos perdiendo nuestro contacto con las fuerzas superiores, necesitamos suplantarlas con esas formas de pensamiento protectoras. Debíamos aprender las reglas del materialismo, para acumular experiencia en el desarrollo evolutivo en esta dimensión, y en esta apenas una mota de polvo azul en medio de la nada.Para sobrevivir en este medio hostil, las corazas de autodefensa han limitado nuestro accionar en el crecimiento interior, y con su peso nos han llevado a mirar hacia el suelo, haciéndonos olvidar nuestro origen Divino.Ahora, ya en los comienzos de esta nueva era, debemos despojarnos de todas esas corazas que limitan el avance hacia el despertar, nos impiden poder mirar hacia arriba y reconocernos como parte de un todo.En la antigüedad, los guerreros también usaban corazas y armaduras para ir a las guerras, pero tenían la posibilidad, al ser materiales, de verlas y quitárselas cuando no las necesitaban.Las nuestras, al ser creaciones mentales, no las vemos, están unidas a nuestros sentimientos y necesidades materiales; es más difícil porque hay que destruirlas desde dentro, desde nuestro interior hacia afuera.La herramienta de que disponemos es la renuncia. El arma más poderosa con la que contamos es el desapego, porque al ejercitarlo iremos perdiendo los miedos a mostrarnos tal cual somos, viéndonos en el espejo de la vida.Será entonces cuando las corazas que tanto nos pesan irán transmutándose en pétalos perfumados, y brotará nuestra sonrisa interior pudiendo así liberarnos. (2012) Plasmación de un mensaje de la constelación de Acuario. MG_

Id:1355396331
MG
Michigel.com - 2010 - mail: info@michigel.com - Tel.: International +54 9 115 732 5651, Argentina 155 732 5651 - Desarrollado por HelpForMyWeb.com