Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Examen interior.
Examen interior.
Simplemente sentado, frente a mí note book, luego de haber hecho un paseo retrospectivo, viendo mis escritos acumulados a través de muchos años, allí donde permanecen parte de mis pensamientos y sentires, dormitando en el silencio de las carpetas, con ese olorcillo al tiempo transcurrido.
Es entonces cuando afloran los recuerdos de todo lo investigado, estudiado, aprendido, aplicado, experimentado durante mi vida, en los viajes, recorriendo catedrales, museos, países exóticos, monumentos antiguos, tratando de conocer el origen de lo desconocido.
Tratando de encontrar el portal mágico que nos traslade a otros espacios, a esos planos de los que tanto nos han hablado los hombres que desde hace milenios los utilizaban como soportes para desplazarse en el espacio-tiempo, con lenguajes cifrados, movimientos, extraños símbolos, invocaciones, rituales ancestrales en espacios al aire libre o en sagrados recintos.
En aquellos años, con la ansiedad de saber, trataba de escudriñar qué había más allá del espacio conocido, preguntándome cómo serían los planetas, si existiría vida, basándome en el modelo de esta dimensión. Con toda la fantasía de mis pocos años, en este planeta que me parecía gigantesco ante el universo tan lejano y brillante colgado de nuestro cielo, tachonando las noches con su titilar colorido.
Ahora, gracias a los avances de nuestra civilización, la realidad del Universo que vemos en directo hace que nos postremos ante tanta grandiosidad, recogiéndonos en nuestro interior en el más profundo silencio.
Es entonces cuando comprendemos, casi con un estallido dentro de nosotros, la necesidad de modificarnos. Porque ya no hay más tiempo, ni hacia atrás ni hacia adelante. El pasado fue, está muerto, y el futuro debemos crearlo con nuevos pensamientos, porque aún no existe.
La realidad es el HOY, en estos momentos de cambios totales, en nosotros, el entorno y el cosmos. Al comenzar a transitar el nuevo camino en la era de Acuario, que no es lineal, que abruptamente comenzó a ascender hacia las estrellas y todo lo acumulado se desprende de nosotros, de una u otra manera.
La transmutación es íntegra, todo el pensamiento y sabiduría adquiridos debemos dejarlos para emprender este camino diferente. Es un peso más grande aún que los apegos a los bienes materiales.
Desapegarse de las creencias y los métodos de trabajo es tarea difícil, ya que hay que renunciar a todo el andamiaje creado y establecido durante gran parte de nuestras vidas.
El abordaje hacia el conocimiento real no necesita de rituales, soportes o pases mágicos, sólo necesitamos reconocernos como almas, para poder acompañar al despertar con el poder de la renuncia y el silencio.
El trabajo de tantos seres con el transitar de los siglos, ha sido fundamental, real y concreto. Utilizaron los elementos que descubrían, como soportes de enlace para estar en contacto con fuerzas y entidades superiores, quienes los fueron

guiando. Pero, con la nueva expansión de nuestras consciencias, todo ese andamiaje acumulado sólo sirve para catapultarnos a otras dimensiones.
Aunque es difícil, en nuestro alambique interior debemos destilar todo ese saber, hasta que quede convertido en una sola gota de sangre purificada, que, sin la memoria del pasado, será la esencia del conocimiento.
Con esa sola gota, al evaporarse con el calor del fuego Sagrado de la Divina Madre y nuestra renuncia, tendremos el vehículo que nos depositará en el atrio de “Los Patios del Cielo.


Expansión evolutiva planetaria. MG_

Id:1360177384
MG
Michigel.com - 2010 - mail: info@michigel.com - Tel.: International +54 9 115 732 5651, Argentina 155 732 5651 - Desarrollado por HelpForMyWeb.com