Domingo 10 de Diciembre de 2017
El ojo.

Partiendo de la base que siempre se ha identificado al ojo como “el ojo de la Divinidad suprema”, “el que todo lo ve”, trataremos de hacer un breve paseo a través del tiempo.
Los egipcios consideraban al ojo de Horus un Talismán de protección. Plotino, mucho más tarde, dijo que el ojo no podría ver el Sol si no fuese en cierto modo un sol.
El acto de ver expresa una correspondencia con un acto espiritual, ya que la luz es símbolo de la inteligencia y el espíritu.
Los chinos decían que un barco sin el ojo no puede ver dónde va. También los egipcios en sus embarcaciones pintaban el ojo de Horus.
El ojo “todo lo ve”, por lo tanto protege de todos los peligros.
Los egipcios han sido los que fundamentaron la idea de que el ojo es un Sol. Un viejo papiro dice que “el Dios Sol ilumina el mundo gracias a la renovación de sus ojos”.
El ojo representa a la inteligencia, el conocimiento, a la comprensión. De allí llegamos al concepto del tercer ojo de los tibetanos e Hindúes.
El tercer ojo es el de la sabiduría. Somos conscientes que este tercer ojo es simbólico y lo posee el hombre Sabio que lo ha desarrollado a través de su experiencia; con este tercer ojo ve y comprende.
En el Tantrismo representa al “Ajna Chakra”, el centro ubicado entre las cejas.
También está representado por el temor a ser visto, espiado, observado y de allí surge la idea del pentáculo protector, Talismán que por la idea de correspondencias tiene la forma de ojo.
Se ha usado en Persia, en Asia Menor. Los Egipcios se ataban una representación del ojo en la muñeca, en Francia se llevaba el ojo derecho de una lechuza en un anillo.
En la actualidad se lleva el “vetro del occhio” especialmente en Turquía, Grecia y en todo el Mediterráneo.
El escudo de Mahull, una familia Noble Española, tenía una mano y en el centro de la palma un ojo. Esta relación mano-ojo se refiere a una acción (mano) clarividente (ojo).
Los celtas, padres del misticismo, consideraban al ojo como motivo de fertilidad de la hembra; su forma similar a la almendra se asociaba al órgano sexual femenino. Con el Yoni de los Hindúes y con la Luna, símbolo femenino.
También se relaciona con el Sol, que con su mirada fertiliza, uniendo las dos fertilidades, femenina y masculina, para poder crear vida. Los egipcios identifican el ojo derecho con el Sol y el izquierdo con la Luna.
Dalí ha creado el reloj-joya que titula “El ojo del mundo” y lo describe así: “El hombre no puede escapar al tiempo ni cambiarlo. El ojo es el presente y el porvenir.



El carro. MG_

Id:1404102385
MG
Michigel.com - 2010 - mail: info@michigel.com - Tel.: International +54 9 115 732 5651, Argentina 155 732 5651 - Desarrollado por HelpForMyWeb.com