Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Desde épocas inmemoriales los seres humanos olían el humo creado al quemar resinas hierbas y maderas para protegerse de malos espíritus o como remedio a sus males físicos.
El incienso era quemado comúnmente en eventos religiosos o en rituales para ayudar a transportar la mente a otra dimensión.
Los egipcios ya conocían el poder de las substancias aromáticas y su influencia en el hombre, que lo estabiliza en todos sus aspectos.
Este conocimiento se extendió a través del tiempo en distintas culturas.
Los egipcios usaban cientos de productos aromáticos oleorresinas o aceites vegetales aromáticos y diversos perfumes que eran utilizados en medicina, cosmética, baños, armonización de templos etc.
Los productos aromáticos eran usados también desde hace milenios en China, India, Tíbet Y Persia.
También en toda América desde antiguo las diversas culturas nativa usaron los aromas creados al quemar maderas resinas o hierbas o extrayendo sus aromas con idénticos fines que las culturas orientales.
La base de los aromas en los Inciensos, Aceites y Perfumes, es la forma mas concentrada de la energía vegetal y mineral.
Los aromas abarcaban las tres áreas energéticas del ser humano: la salud y armonización del cuerpo, la mente y el alma, no solo personal, sino también de todos los seres que aspiran estos aromas en sus combinaciones entre si, como también en sus diversas formas (Fumigaciones, Fricciones, Esencias Y Perfumes)
Los aromas en nuestros hogares son de vital importancia para la armonización individual, de los componentes de la familia e incluso de la memoria de la misma casa. Las comidas con sus diferentes aromas, ejercen utilizando conscientemente las hierbas aromáticas adecuadas, al ingresar en nuestro cerebro a través del olfato, activan determinados disparadores mentales provocando cambios positivos en muestro campo bioplasmático, que luego se manifiestan en el físico colaborando con la auto sanación.
La vainilla, clavo de olor, canela, romero, azúcar, albahaca, laurel, orégano, por citar algunos.
La combinación y preparación de resinas, aceites y perfumes, podemos crear nuestro personal aroma para facilitar de esa manera nuestra armonización.
Los Inciensos, Aceites, y Perfumes, ya que son extraídos de diversos tipos de vegetales en los que se concentra la energía de los cuatro elementos de la naturaleza conocidos por los antiguos como “aire, tierra, agua y fuego“ impregnados por la “quinta esencia” que hace que penetren tanto en objetos inanimados como animados, produciendo un estado de equilibrio y armonía energética.
MG
Michigel.com - 2010 - mail: info@michigel.com - Tel.: International +54 9 115 732 5651, Argentina 155 732 5651 - Desarrollado por HelpForMyWeb.com