Martes 12 de Diciembre de 2017
Cuando comenzamos a bucear dentro de nosotros en la búsqueda del Punto Interior, además de la meditación y el recogimiento son importantes los aromas de los que nos rodeamos.

Los inciensos son valiosos porque los distintos aromas estabilizan el lugar donde nos hallamos, destruyendo las vibraciones no afines al espacio que hemos reservado para nuestro trabajo personal, creando una atmósfera particular.

Como cada elemento de la naturaleza está relacionado con los Planetas, al seleccionar las hierbas y elementos correctos crearemos un incienso personal y único.

Vivimos sumergidos en un mar de pensamientos y ondas electromagnéticas, por lo tanto algunas veces nos resulta imposible concentrarnos y acallar la mente.

Los Inciensos despejan los ambientes donde estamos, permitiendo que nuestras narices a través del sentido del olfato nos lleven a lugares muy profundos de nuestra mente. Recordemos que la nariz es el órgano más directamente relacionado con el cerebro, por medio del sentido del olfato.

Hay registros de más de 5.000 años de antigüedad sobre el uso de los Inciensos. Se los utilizaba para agradar a los Dioses, y los sacerdotes y magos para ponerse en sintonía con el Universo.

En los dos tipos básicos de inciensos, combustible o incombustible, la calidad de esencias utilizadas tiene mayor o menor poder transformador de nuestra estructura mental.

En los años ’20, del siglo pasado, comenzaron a utilizarse los aromas sintéticos. El primero lanzado al mercado, y con éxito asombroso, fue el perfume Chanel Nº 5, creado por Coco Chanel, famosa diseñadora en París.

En los inciensos incombustibles, los diferentes elementos elegidos son pulverizados y mezclados en morteros, tanto de madera como de mármol, también en molinillos eléctricos, y la resultante de esa mezcla es quemada sobre carbones encendidos.
Las vibraciones de los inciensos son muy puras al ser elaborados con elementos naturales, como pétalos, semillas, cortezas, resinas, gomas, aceites, raíces, entre los vegetales.

Pero hay infinidad de elementos que combinados pueden quemarse; recordemos que los Aztecas quemaban esmeraldas en sus rituales, y que la malaquita, finamente molida junto a otros elementos, y quemada como incienso, despeja el lugar de influencias negativas.

Los inciensos combustibles que se utilizan en forma de palillos, conos, entre otras formas, llevan en su mezcla nitrato de potasio. Se trata de un elemento relacionado al planeta Marte, que algunos autores desestiman porque piensan que aportará agresividad al incienso.

Desde lo personal, creo que el nitrato de potasio es útil para diversas operaciones, porque proporciona fuerza vital a las mezclas; lo que debe completarse, siempre, con la clara intención al encender los inciensos.

Tengamos en claro que los inciensos en varillas comerciales, cumplen otra función; aromatizan los lugares haciéndolos agradables, y también ejercen una función armonizadora, sólo que de manera más suave que los preparados personales.

Al elaborar nuestros inciensos personales, tenemos la posibilidad directa de trabajar en la búsqueda y creación de nuestro mándala personal, y cuando lleguemos al Punto interno, darle el color que nos corresponde vibratoriamente.
Los Inciensos, en sus volutas de humo ascendente, nos trasladan a regiones superiores armonizando nuestra mente y expandiendo la conciencia.
MG
Michigel.com - 2010 - mail: info@michigel.com - Tel.: International +54 9 115 732 5651, Argentina 155 732 5651 - Desarrollado por HelpForMyWeb.com